3 de julio de 2012

Una trilogía erótica quiere emular el éxito de Harry Potter y "Crepúsculo"


Las sagas de Harry Potter y "Crepúsculo" ya tienen competencia. "Cincuenta sombras de Grey", de la autora inglesa E.L. James, es el primer título de una trilogía erótica que primero se conoció a través de Internet, para recién después aparecer en papel. En muy poco tiempo escaló los listados de los libros más vendidos en los Estados Unidos y Europa. Ahora, casi sin escalas, aterriza en Argentina y en otros países de América latina.

La autora de este best-seller (publicado por Grijalbo) es una productora de televisión, casada y madre de dos hijas, que reside en las afueras de Londres. Su éxito se asemeja al que obtuvo J.K. Rowling con Harry Potter.

Fanática de "Crepúsculo", Erika Lonard (tal su verdadero nombre) -ya esta en la lista de las 100 personas más influyentes del año que elabora la revista Time- comenzó con una fan ficción (una reescritura online de alguien sobre sus libros favoritos). Al principio hasta copió los nombres de las estrellas de la novela de Stephenie Meyer. Pero enseguida la historia adquirió vida propia y se alejó de los famosos vampiros.
Los ingredientes de su receta comienzan por respetar a rajatabla la novela rosa y la psicología de los personajes en el contexto de una relación sadomasoquista en la que las escenas de sexo son minuciosamente descriptas, aunque sin un lenguaje vulgar o grosero.

Inocencia y sadismo
El libro narra la historia de amor entre una joven virgen, Anastasia Steele, absolutamente inexperta sobre el sexo, que se enamora de un millonario, adicto al sadomasoquismo. Este hombre firma un contrato con la jovencita fijando las reglas del juego: el amor crecerá en ese contexto de látigos, esposas y otros juguetes en búsqueda de nuevas sensaciones y fantasías.
Sin embargo, esto no presupone ni maltrato ni humillación para la joven, quien poco a poco irá descubriendo -junto al lector- el pasado de su amor. Anastasia se da cuenta de que le gustan los chicos malos -Grey tuvo una infancia con 50 sombras- y sabe que es un caballero oscuro al que confía poder llevar a la luz.
"Si hay algo que le gusta a las mujeres es redimir a los hombres", opinó un crítico, tratando de encontrarle una explicación racional a este boom inesperado. "Sí, las escenas son muy gráficas, pero cuando la gente se enamora tiene sexo", resumió la autora en una entrevista.
Leída por 10 millones de estadounidenses y vendida en 40 países, esta primera entrega será completada este año con "Cincuenta sombras más oscuras" y "Cincuenta sombras liberadas".

No hay comentarios:

Publicar un comentario