28 de julio de 2012

Capítulo 1: Blaze of Memory (Nalini Singh) #7 Psi/Cambiantes


Abrió los ojos y por un segundo, se sintió como si el mundo cambiara. Esos ojos, los que la buscaban, eran de color marrón, pero era un marrón diferente a los que jamás había visto. Había oro en
ellos. Manchas de color ámbar. Y bronce. Tantos colores.
—Está despierta.
Esa voz, ella recordaba esa voz.
—Shh. Te tengo.
Tragó saliva, intentó encontrar su propia voz.
Un siseo crudo de aire.
Sin sonido. Sin forma.
El hombre con los ojos marrones deslizó una mano bajo su cabeza y la levantó hacia arriba mientras él ponía algo en sus labios.
Frío.
Hielo.
Ella abrió los labios, tratando desesperadamente de derretir los cubitos de hielo en su boca. La garganta se le humedeció, pero no era suficiente. Necesitaba agua. Una vez más, ella intentó hablar. Ni siquiera podía oírse, pero él lo hizo.
—Siéntate.

Era como tratar de nadar a través del más viscoso de los fluidos―sus huesos eran gelatina, sus músculos inútiles.
—Aguanta. —Él la levantó completamente sentándola en la cama. Su corazón dio un vuelco en el pecho, como el aleteo de un pájaro atrapado.
Latido–latido.
Latido–latido.
Latido–latido.
Manos calientes en su cara, volviendo su cabeza. Su rostro brillaba a la vista, y luego se retorció de manera imposible hacia los lados.
—No creo que las drogas estén fuera de su sistema totalmente. — Su voz era profunda, directa a su latido, agitando su corazón. — ¿Tienes? ―gracias. —Él levantó algo.
Una taza.
Agua.
Ella le agarró la muñeca, sus dedos casi se deslizan retirándose del intenso calor de su masculina piel. Él siguió sosteniendo la copa fuera de su alcance. —Despacio. ¿Entendido? —Fue más una pregunta que una orden―con una voz que decía que él estaba acostumbrado a ser obedecido.
Ella asintió con la cabeza y le dejó llevar algo a sus labios. Una pajita.
Su mano se cerró sobre él, estaba tan sediento.
—Lento, —repitió.
Bebió un sorbo. Rico. Naranja. Dulce. A pesar del borde implacable en la voz de su salvador, ella podría haber desobedeció y tragó saliva, pero su boca no estaba funcionando bien. Apenas podía sacar el más mínimo fluido. Pero fue suficiente para calmar su garganta en carne viva, llenar el dolor del vacío en su estómago.
Había pasado hambre durante tanto tiempo.
Un destello de algo en el rincón de su mente, demasiado rápido para que él la agarre. Y entonces ella estaba mirando dentro de esos ojos extrañamente atractivas. Pero no era sólo ojos. Tenía líneas definidas y duras y casi la piel dorada. Ojos exóticos. Piel exótica. Su boca se movía. Sus ojos se detuvieron en sus labios. El menor era un poco más lleno pero parecía correcto en ese rostro masculino sin concesiones. Sin embargo, no suave. Nunca suave. Este hombre, él era todo dureza y orden.
Un toque, los dedos en su mejilla. Ella parpadeó, se centró en los labios de nuevo. Trató de escuchar.
— ¿. . . nombre?
Apartó el jugo y tragó saliva, dejando caer las manos a las sábanas. Quería saber su nombre. Era una pregunta razonable. Ella quería saber su nombre, también. La gente siempre intercambiaba nombres cuando se conocían. Era normal. Apretó sus dedos en las sábanas de algodón suave.
Latido–latido.
Latido–latido.
Latido–latido.
Ese pájaro que aleteaba regresó, atrapado en su pecho. Qué cruel.
No es normal.
— ¿Cuál es tu nombre? —Sus ojos eran penetrantes en su franqueza, negándose a dejar que apartara la mirada.
Y ella tenía que responder. —No lo sé.
Dev examinaba aquella mirada avellana turbia y sólo vio una especie de miedo confuso. — ¿Glen?
El Dr. Glen Herriford frunció el ceño desde el otro lado de la cama. —Podría ser un efecto secundario de los medicamentos. Ella estaba muy dopada cuando entró. Dale un par de horas más.
Asintiendo con la cabeza, Dev puso el jugo en la mesa y volvió su atención hacia la mujer. Sus pestañas ya estaban cayendo. Sin decir nada, la ayudó a descender a una posición horizontal sobre su espalda. Momentos más tarde estaba dormida.
Señalando con su cabeza hacia la puerta, salió tras Glen. —¿Qué has encontrado en su sistema?
—Eso es lo divertido. —Glen tocó el gráfico electrónico de su mano. —Los productos químicos se asemejan a las simples pastillas para dormir de los viejos.
—Eso no es lo que parece. —Ella estaba muy desorientada, con las pupilas sumamente dilatadas.
—A menos que. . . —Glen levantó una ceja.
Dev apretó la boca. — ¿Se lo hizo a sí misma por casualidad?
—Siempre hay una posibilidad―pero alguien la dejó frente a tu apartamento."
—Entré en la casa a las diez de la noche, volví a salir a las diez y cuarto. —Él había dejado su teléfono en el coche, estaba enfadado por tener que dejar de trabajar para volver al garaje. —Ella estaba inconsciente cuando la encontré.
Glen negó con la cabeza. —De ninguna manera ella tenía la coordinación para pasar a través de la seguridad en ese momento-había perdido sus habilidades motoras de antemano.
Luchando contra la oleada de rabia provocada por la idea de lo desamparada que se habría sentido, lo que podría haber sido para ella ese momento, Dev miró hacia atrás a la habitación. La blanca luz brillante del techo se reflejaba en su pelo rubio enmarañado, destacando los arañazos en la cara, los afilados huesos recortando su
piel. —Ella parece medio muerta de hambre."
Por lo general la sonriente cara de Glen era una máscara sombría. —No hemos tenido la oportunidad de hacer un chequeo completo pero hay moratones en sus brazos, sus piernas.
— ¿Me estás diciendo la golpearon? — Cruda furia impulsaba a través del cuerpo de Dev, caliente y violenta.
—Torturada sería la palabra que yo usaría. Hay viejas heridas debajo de las nuevas.
Dev maldijo entre dientes. — ¿Cuánto tiempo pasará antes de que ella esté funcional?
—Probablemente va a necesitar cuarenta y ocho horas para eliminar las drogas por completo. Creo que fue un éxito a tiempo. Si
ella hubiera permanecido más tiempo con ellos, habría estado peor aún.
—Quiero estar informado.
—¿Vas a llamar a los centinelas?
—No. —Dev no tenía intención de dejarla fuera de su vista. —Ella fue arrojada frente a mi puerta por una razón. Se queda con nosotros hasta averiguar qué demonios está pasando.
—Dev. . . —Glen dejó escapar un suspiro. —Su reacción a los medicamentos que dice que tiene que ser Psy.
—Lo sé. —Sus sentidos psíquicos propios habían recogido un "eco" de la mujer. Silenciado pero allí. —Ella no es una amenaza en este momento. Vamos a evaluar la situación después de que ella esté levantada.
Algo sonó en el interior de la habitación, haciendo que Glen ojeara en su gráfico. —No es nada. ¿No tienes una reunión con Talin esta mañana?
Tomando la indirecta, Dev regresó a casa para ducharse y cambiarse. Acababan de marcar las seis y media cuando volvió a entrar en el edificio que albergaba la sede de la Fundación Shine. A pesar de que las cuatro plantas superiores estaban seccionadas en una serie de apartamentos de invitados, las diez de en medio fueron adoptadas como diferentes oficinas de administración, mientras que los pisos inferiores en el sótano albergaban los ensayos y las instalaciones médicas. Y hoy―una Psy. Una mujer que podría llegar a ser el último paso en los intentos del Consejo para destruir a los Olvidados.
Sin embargo, se recordó, en este momento ella estaba dormida y él tenía trabajo que hacer. —Activar. Código de voz―Devraj Santos. —La pantalla clara de su equipo se deslizó hacia arriba y hacia fuera de su escritorio, mostrando una serie de mensajes no leídos. Su secretaria, Maggie, era buena eliminando desde los "pueden-esperar" hasta los "debe-responder " y los diez de la pantalla cayeron en la segunda categoría―y hoy el día aún no había comenzado. Inclinándose atrás en su silla, miró su reloj.
Demasiado pronto para devolver las llamadas, incluso en Nueva York, la mayoría de las personas no estarían en sus escritorios hasta las seis cuarenta y cinco. Por otra parte, la mayoría de la gente no dirigía la Fundación Shine, y mucho menos actuaban como el cabeza de "familia" de miles repartidos por todo el país, y en muchos casos, del mundo.
Fue inevitable que él pensara en Marty en ese momento.
—Este trabajo, — le había dicho a Dev su predecesor la noche que aceptó la dirección, —va a comer a tu vida, chupar la médula de tus huesos en buena medida, y luego te escupirá en el otro extremo, como una cáscara seca.
—Estás atrapado en ella. —Marty había dirigido Shine por más de cuarenta años. —Tuve suerte, — el hombre mayor le había dicho de esa contundente, sensata manera suya. —Me casé cuando tomé el trabajo, y mi eterna gratitud, mi mujer se quedó conmigo a través de toda la mierda. Entras solo, vas a terminar quedándote de esa manera. "
Dev todavía podía recordar cómo se había reído. — ¿Qué, tienes una opinión muy baja de mi encanto?
—Todo el encanto que quieras,— dijo Marty con un resoplido, —pero las mujeres quieren tiempo. El director de la Fundación Shine no tiene tiempo. Todo lo que tiene es el peso de miles de sueños y esperanzas y temores sobre sus hombros. —Una mirada llena de sombras. —Te va a cambiar, Dev, te volverás cruel si no tienes cuidado.
—Ahora somos una unidad estable, — había argumentado Dev. —El pasado es pasado.
—Querido niño, el pasado nunca será pasado. Estamos en una guerra, y como director, tú eres el general.
A Dev le había costado tres años en el trabajo antes de que realmente hubiera entendido la advertencia de Marty. Cuando sus antepasados habían desertado de la PsyNet, esperaban hacer una vida fuera de la fría rigidez del Silencio. Habían elegido el caos por el control, los peligros de la emoción sobre la segura sensatez de una vida vivida sin esperanza, sin amor, sin alegría. Pero con esas decisiones habían llegado consecuencias.
El Consejo de Psy nunca había dejado de cazar a los Olvidados.
Para defenderse, para mantener a su gente segura, Dev había tenido que tomar algunas brutales decisiones en la suya.
Sus dedos se cerraron alrededor de la pluma en su puño, amenazando con aplastarla. —Basta ya,—murmuró, mirando su reloj de nuevo. Todavía es demasiado pronto para llamar.
Empujando su silla, se levantó, con la intención de tomar un poco de café. En su lugar, se encontró tomando el ascensor hasta el nivel de subsótano. Los pasillos estaban en silencio, pero él sabía que los laboratorios estarían zumbando con la actividad―la carga de trabajo era simplemente demasiado grande para permitir la inactividad por mucho más tiempo.
Porque mientras que los Olvidados habían sido como Psy mientras que observaban el liderazgo del Consejo, el tiempo y los matrimonios mixtos con las otras razas habían cambiado cosas en su estructura genética. Nuevas extrañas habilidades habían comenzado a aparecer... pero también tenían nuevas enfermedades extrañas.
Pero esa no era la amenaza que tenía que evaluar hoy.
Si ellos tenían razón, la mujer desconocida en la cama del hospital frente a él estaba vinculada a la misma PsyNet. Eso la hacía peligrosa―un caballo de Troya, cuya mente se utilizaba como un conducto a través de la cual podían extraerse datos o implementar estrategias mortales.
El último espía lo suficientemente estúpido como para tratar de infiltrarse en Shine había descubierto la verdad letal, demasiado tarde―Devraj Santos nunca había dejado sus antecedentes militares detrás. Ahora, al mirar hacia abajo a la mujer golpeada, arañada, y con la cara demacrada, consideró si sería capaz de romperle el cuello con la precisión y la sangre fría precisión que debería una vez llegado el momento.
Tenía miedo de que la respuesta pudiera ser un fríamente práctico sí.
Frío, estaba a punto de salir de la habitación cuando notó sus ojos moviéndose rápidamente por debajo de los párpados. —Psy, —murmuró, —no se supone que debería soñar.
—Dime.
Ella tragó la sangre de su lengua. —Te lo he dicho todo. Has tomado todo. — Ojos negros como la noche con unas pocas manchas blancas desnudas la miraban, mientras dedos mentales se extendían por su mente, empujando, arañando, destruyendo. Ella se tragó un grito, se mordió otra línea de su lengua.
—Sí, —dijo su verdugo. —Parece como si yo te hubiera despojado de todos sus secretos.
Ella no respondió, no se relajó. Él había hecho esto antes. Tantas veces. Pero al minuto siguiente, las preguntas volverían a empezar de nuevo. Ella no sabía lo que quería, no sabía lo que buscaba. Lo único que sabía era que se había roto. No había nada en ella ahora. Estaba rota, destrozada, ida.
Abrió la boca y repitió lo que ya había confesado una y otra vez. —Estamos amañando los resultados —Él hubiera sabido desde el principio, que no era esa la traición. —Nosotros nunca le dimos los
datos reales.
—Dime la verdad. Dime lo que has encontrado.
Esos dedos hurgando sin piedad en su cerebro, disparando fuego rojo que amenazaba con destruir su propio ser. No podía aguantar, no podía protegerlos, ni siquiera podía protegerse a sí misma, porque a través de todo esto él estaba sentado, como una araña grande de color negro dentro de su mente, observando, aprendiendo, conociendo. Al final, él tomó sus secretos, su honor, su lealtad, y cuando terminó, lo único que recordaba era el olor de la sangre rica en cobre.
Ella se despertó con un grito irregular atascado en su garganta. —Él lo sabe.
Los ojos marrones mirando hacia ella de nuevo. — ¿Quién sabe?—El nombre se formaba en su lengua y luego se había perdido en el miasma de su mente devastada.
—Él sabe, —repetía, desesperada porque alguien entendiera lo que había hecho. — Él lo sabe. — Sus dedos se apoderaron de él.
— ¿Qué es lo que él sabe? —La electricidad se arqueaba como un infierno por debajo de su piel.
—Acerca de los niños— susurró ella, mientras su cabeza se volvió pesada una vez más, mientras sus ojos se oscurecieron de nuevo.
—Sobre el niño.
Oro se volvió bronce y ella deseaba verlo, pero ya era demasiado tarde.


ARCHIVOS DE LA FAMILIA PETROKOV

Carta con fecha 17 de enero 1969

Querido Matthew,
En la reunión de hoy de los jefes de gobierno, el Consejo ha propuesto un enfoque radicalmente nuevo a los problemas que hemos tenido que hacer frente. Supe que iba a venir, pero aún así, no puedo imaginar cómo va a funcionar.
El objetivo de este nuevo programa sería el condicionamiento de todas las emociones negativas con la llegada de la generación Psy. Si pudiéramos curar la rabia, la gran ventaja sería―que gran parte de la violencia podría ser detenida, tantas vidas salvadas. Sin embargo, los teóricos han ido aún más lejos. Dicen que una vez que tengan manipulada la rabia, pueden ser capaces de controlar otros eventos emocionales perjudiciales, cosas que provocan las fracturas que conducen a la enfermedad mental.
Soy cautelosamente optimista. Dios sabe, esta familia ha pagado el precio de sus dones demasiadas veces.
Con todo mi amor,
Mamá

No hay comentarios:

Publicar un comentario