2 de junio de 2012

Primer Capitulo de "Amenazados" (Gena Showalter)

Capitulo 1
Aden Stone miró a la muchacha que estaba dormida sobre el lecho de piedra. Su pelo era negro, del color de una medianoche con viento, oscuro, pero brillante como la luz de la luna sobre la nieve. Tenía los hombros esbeltos.
Tenía las pestañas largas y negras y los pómulos altos, marcados. Tenía los labios carnosos, rosados, húmedos. Él la había visto relamerse varias veces, y entendía el motivo. Por muy dormida que estuviera, percibía el olor de
algo delicioso, y ansiaba probarlo. Probarlo… Sí… Tenía la piel blanca como la nieve, pero con un rubor perfecto en los lugares adecuados. Ni una sola mácula. Ni una sola arruga, ni una línea de expresión, aunque tuviera ochenta años. Joven, para los de su raza.



 Llevaba una túnica negra hecha jirones que le tapaba hasta los dedos de los pies. O que le habría tapado hasta los dedos de los pies de no ser porque ella había arrugado la tela hacia arriba en una de las piernas, que había flexionado e inclinado hacia fuera. Un festín para la mirada de Aden, y tal vez, incluso una invitación para que bebiera de la vena de su muslo. Debía resistirse a la tentación. No podía resistirse a la tentación. Era la muchacha más bella que había visto en su vida. Tenía una apariencia frágil y delicada. Era como las obras de arte de valor incalculable del único museo que había visitado en su vida. El bedel le había apartado la mano de una palmada cuando intentó tocar algo que no debía.
«No hay necesidad de cuidar a esta», pensó Aden con una sonrisa. Ella sabía cuidar de sí misma, podía romperle el cuello a un hombre con un solo movimiento de la muñeca. Era una muchacha vampiro. Y era suya. Era su enfermedad y su cura. Aden posó una de las rodillas en aquel lecho improvisado. La camiseta que había extendida debajo de la chica, para que la protegiera ligeramente de la dureza del suelo, se estiró bajo el peso de Aden, tiró de la muchacha y la hizo rodar en dirección a él. Ella no gimió ni suspiró, como habría hecho un ser humano. Permaneció en silencio, y su expresión siguió siendo serena, inocente… confiada.
«No deberías hacer esto».
Pero iba a hacerlo. Tenía unos pantalones vaqueros rasgados y manchados de sangre; eran los mismos que llevaba la noche de su primera cita, la noche en que había cambiado todo su mundo. Ella llevaba aquel vestido negro, y nada más. Algunas veces, la ropa era lo único que les impedía hacer algo más que beber el uno del otro. Beber el uno del otro. O alimentarse. Una palabra muy suave para lo que ocurría en realidad. Él nunca le haría daño de verdad, pero cuando la locura lo poseía, y cuando la locura se apoderaba de ella, olvidaban el afecto. Se convertían en animales.
«No deberías hacer esto», le repitió la conciencia.
«Solo un sorbo más y la dejaré en paz».
«Eso es lo que dijiste la última vez. Y la vez anterior. Y la anterior».
«Sí, pero esta vez lo digo en serio». 
Al menos, eso esperaba. En circunstancias normales, estaría hablando con las tres almas que vivían atrapadas en su cabeza. Sin embargo, ya no estaban en su cabeza, sino en la de ella, y él había tenido que recurrir a hablar consigo mismo. Por lo menos, hasta que el monstruo despertara. Un monstruo de verdad, que estaba paseándose por su mente entre rugidos, y con un desesperado apetito de sangre. Aquel monstruo se lo había transferido la chica y era el culpable de su nueva afición: chupar de la yugular. Aden se inclinó hacia delante y puso las manos en las sienes de la muchacha vampiro. Aunque estaban a un suspiro de distancia, quería estar aún más cerca de ella. Siempre
quería estar más cerca. Le giró la cabeza hacia la izquierda y expuso la elegante longitud de su cuello. El pulso latía constante bajo su piel. Al contrario que los vampiros de los mitos, la muchacha
no estaba muerta. Era una criatura viva, que había nacido, no había sido creada, y estaba más llena de vida que cualquierotra persona que él hubiera conocido. Si no la mataba accidentalmente, claro.
«No, no lo haré».
«Tal vez ocurra. No hagas esto».
«Solo un sorbo…».
Se le hizo la boca agua. Inhaló… y se sintió como si estuviera  respirando por primera vez. Todo era tan nuevo, tan maravilloso… Casi podía saborear la dulzura de su sangre. Se pasó la lengua por los dientes; sentía dolor en las encías. No tenía colmillos, pero quería morderla. Quería beber de ella. Beber, beber, beber.Podía morderla aunque no tuviera colmillos. Y, si fuera humana, podría dejarla sin una gota de sangre. Sin embargo, era una muchacha vampiro, y por ese motivo tenía la piel tan dura y suave como el marfil. Era imposible alcanzar una de sus venas con los dientes. Aden necesitaba
 la nune, la única sustancia que podía quemar aquel marfil. El problema era que se les había terminado. Ya solo había una manera de conseguir lo que quería.
−Victoria –dijo con la voz ronca.
Ella no debía de haberse recuperado de su último encontronazo, porque no lo oyó. Aden sintió una punzada de culpabilidad. Debería levantarse y alejarse de ella. Debería dejar que se recuperara. Ella ya le había dado demasiada sangre durante aquellos últimos días. ¿Semanas? ¿Años?
No podía quedarle mucha.
−Victoria –repitió él. No pudo evitar pronunciar nuevamente su nombre. Aquella hambre nunca lo abandonaba. Únicamente crecía y crecía, y le atenazaba el alma. Sin embargo, tomaría solo una gota, tal y como se había prometido a sí mismo, y la dejaría en paz. Ella podría seguir durmiendo. Hasta que necesitara más.
«No volverás a tomar nada, ¿no te acuerdas? Esta es la
última vez».
−Despierta, cariño –dijo. Después la besó con más fuerza de la que hubiera querido. Un beso para la Bella Durmiente. Victoria abrió los ojos y él se vio reflejado en unos globos de purísimo cristal, profundos e insondables.
−¿Aden? –preguntó. Se desperezó como una gatita, arqueando la espalda y estirando los brazos por encima de la cabeza, y ronroneó−. ¿Otra vez vuelve a ser insoportable?
La túnica se le abrió sobre el pecho, tan solo un poco, pero lo suficiente para que él pudiera ver el tatuaje que tenía justo encima del corazón. Era de tinta negra, pero estaba ya descolorido y pronto desaparecería, como habían desaparecido los demás. Eran tatuajes con muchos círculos que se conectaban en el centro. Y no eran solo un bonito adorno, sino una protección contra la muerte; aquel
tatuaje que aún permanecía en su piel era lo que le había salvado la vida a Victoria cuando le había dado la mayoría de su sangre la primera vez. Ojalá supiera cuánto hacía desde aquello, pero era como si el tiempo hubiera dejado de existir. Solo existían aquel momento, aquel lugar y ella. Siempre ella. Y siempre el hambre y la sed que se unían y formaban una urgencia
que lo consumía. Victoria apoyó la rodilla sobre su cadera y él se tendió a su lado, contra ella. Era una posición muy íntima, pero no tenían tiempo para disfrutar de ella. Solo tenían un minuto, o tal vez dos, antes de que las voces destrozaran la concentración de Victoria y la bestia reclamara su atención a base de rugidos. Un minuto, antes de que se convirtieran en seres tan oscuros como requería su naturaleza.
−Por favor –susurró.
Ante su campo de visión habían aparecido unas telarañas negras que eran cada vez más gruesas, más agobiantes, hasta que solo pudo ver su cuello. El dolor de las encías le resultaba inaguantable, y temió que se le cayera la baba.
−Sí –dijo ella, sin vacilación. Le rodeó el cuello con los brazos y lo besó. Sus lenguas se encontraron y, por un momento, él se perdió en su dulzura. Ella era como el chocolate mezclado
con algo picante, cremosa pero también especiada. Si él fuera un chico normal y ella fuera una chica normal, seguirían besándose y él intentaría llegar más lejos. Tal vez ella se negara; o tal vez le rogara que continuase. De cualquier forma, solo se preocuparían el uno del otro. Sin embargo, siendo lo que eran, no había nada que tuviera importancia, salvo la sangre.
−¿Estás listo? –le preguntó ella en un susurro.
Era su droga y su traficante al mismo tiempo, empaquetado con el mismo envoltorio irresistible. Quería odiarla por ello. Parte de él, su parte nueva y siniestra, la odiaba. El resto de su persona la amaba inconmensurablemente. Por desgracia, Aden tenía la triste premonición de que aquellas dos partes entrarían en guerra algún día. Y en las guerras siempre moría alguien.
−¿Estás listo? –preguntó ella otra vez.
−Hazlo –respondió él, con un gruñido ronco, más de animal
que de humano. ¿Acaso seguía siendo humano? Durante toda su vida había sido un imán para lo paranormal. Tal vez nunca hubiera sido humano. Aunque, en aquel momento, no le importaba la respuesta. Sangre. La ferocidad del beso se incrementó. Sin apartarse, Victoria se pasó la lengua por los colmillos y se cortó la carne hasta el centro. Entonces brotó el néctar de los dioses. El gusto a chocolate y especias fue sustituido de inmediato por el del champán y la miel, y lo embelesó. Aden se sintió mareado, y la temperatura de su cuerpo aumentó. Succionó la sangre rápidamente, antes de que la herida se cerrara, y tomó todas las gotas que pudo. Cada uno de los tragos le producía una sensación de embriaguez. Su temperatura aumentó un grado más, y otro más, hasta que aquel fuego lo quemó y lo abrasó. Aden reconoció aquella sensación. No hacía mucho tiempo que su mente se había fundido con la de un vampiro que se encontraba en una pira funeraria, y él mismo se había sentido como si estuviera entre llamas. Poco después, su mente se había fundido con la de un hada. Un hombre hada que tenía un puñal clavado en el pecho.Ambas experiencias habían sido lecciones de dolor, pero ninguna de las dos podía compararse a su propio apuñalamiento, cuando había sido su propio cuerpo el que había recibido la agresión. De no haber sido por la muchacha que estaba a su lado en aquel momento, habría muerto. Victoria y él habían decidido celebrar su triunfo sobre un contingente de hadas y un ejército de brujas… juntos, a solas. Y de entre las sombras había aparecido un demo-
nio con forma humana y había apuñalado a Aden en un abrir y cerrar de ojos. Victoria debería haber dejado que muriera. Aquel apuñalamiento había sido predicho por una de las almas. Aden se lo esperaba. Tal vez no estuviera preparado para recibirlo, pero sabía que no iba a tener futuro más allá de aquel momento. Y, en realidad, Victoria y él habrían estado mejor si ella lo hubiera dejado morir. Nadie contradecía al destino sin pagar un precio por ello. Él debería estar muerto, y Victoria debería estar libre de aquella carga. Sin embargo, ella había sentido pánico. Él lo sabía porque recordaba sus gritos agudos. Todavía sentía cuánto lo habían apretado sus manos, de qué modo lo había zarandeado mientras a él se le escapaba la vida. Y peor todavía, recordaba sus lágrimas calientes, porque a ella se le habían caído sobre su cara. Y ahora, ella estaba pagando por sus acciones. Y tal vez continuara haciéndolo hasta que Aden la matara por accidente, o hasta que ella lo matara a él. Una vida a cambio
de otra. ¿No era así como funcionaba el universo? En aquella ocasión, Aden esperaba morir del infierno que la sangre de Victoria estaba creando dentro de él. En vez de eso, se sentía calmado. No solo estaba más sereno, sino que también se encontraba mejor: su cuerpo se había fortalecido, y sus huesos y sus músculos vibraban con energía. Aquello nunca le había ocurrido mientras se alimentaba de su sangre. Y no tenía por qué suceder en aquella ocasión. Bebían, luchaban y se desmayaban. Él no se recargaba como si fuera una pila. Cuando la sangre de su lengua se secó, él recordó su necesidad, y dejó de preocuparse de las repercusiones y de sus propias reacciones.
−Victoria.
−¿Más? –preguntó ella, mientras le arañaba la nuca y los hombros. Ella también debía de estar sintiendo aquella hambre. Aunque ya no albergaba su monstruo, su naturaleza de vampiro hacía que anhelara la sangre. Tal vez fuera porque solo había conocido eso, o tal vez porque era tan adicta como él.
−Más –respondió.
De nuevo, ella se pasó la lengua por los colmillos y abrió otra herida. La sangre volvió a brotar, aunque no tanta, y no tan rápidamente. Sin embargo, él succionó, succionó y succionó. Nunca era suficiente. En pocos segundos, la sangre dejó de salir. Él no quería hacerle daño, no podía, pero se dio cuenta de que le estaba mordiendo la lengua; al contrario que su piel, su lengua era suave y maleable. Ella gimió, pero no de dolor. Aden se había cortado accidentalmente la lengua y también estaba sangrando, y su propia sangre estaba brotando en la boca de Victoria.
−Más –dijo ella.
Él enredó las manos en los mechones sedosos de su cabello. Hizo que inclinara la cabeza, de modo que los dos tuvieran mejor acceso. Era delicioso. Una vez, Victoria le había contado que los humanos morían cuando los vampiros intentaban transformarlos en uno de los suyos. También le había dicho que los vampiros morían durante la transformación. En aquel momento, Aden no había comprendido el motivo. Ahora sí lo entendía. Sin embargo, saberlo le había costado caro. Cuando ella había tomado lo que a él le quedaba de sangre y había vertido la suya en su boca, no solo se habían intercambiado el ADN, no solo habían cambiado a las almas por el monstruo. Habían intercambiado todo. Recuerdos, gustos, desagrados, habilidades y deseos, en un sentido y en otro, y viceversa, hasta que al final, no eran capaces de saber lo que era de uno y lo que le pertenecía al otro. En aquel momento, Aden oyó un rugido suave, algo como un bostezo, al fondo de su mente. El monstruo. En realidad, «demonio» era un nombre más acertado para Fauces. Aden se sentía completamente poseído por él. Era un sentimiento al que debería estar acostumbrado, pero Fauces no se parecía en nada a las almas. El monstruo no era afable como Julian, ni libidinoso como Caleb, ni afectuoso como Elijah. Fauces solo pensaba en la sangre y el dolor. En beber sangre y en causar dolor. Cuando el monstruo tomaba las riendas de la situación, Aden pasaba a ser más depredador que hombre. Se odiaba a sí mismo tanto como odiaba a Victoria, lo cual era surrealista. Fauces adoraba a Aden. Sin embargo, tenía una naturaleza violenta, y aquella naturaleza demandaba una satisfacción. Algunas veces, Aden y Victoria revertían los papeles. Las almas volvían con él y Fauces volvía a ella. Sin embargo, volvían a cambiar rápidamente. Y eso sucedía una y otra vez, una y otra vez. En cada una de aquellas ocasiones, los dos tenían la sensación de que se acercaban más y más a la locura. Eran demasiados recuerdos enmarañados y demasiados deseos contradictorios. Muy pronto atravesarían la línea por completo.
−Aden –dijo Victoria, entre jadeos−. Necesito… tengo que…
Él sabía lo que quería decir. Victoria le hizo inclinar la cabeza hacia un lado, como él le había hecho a ella, y un instante después, hundió los colmillos en su yugular. A él se le escapó un siseo de dolor. Antes, sus mordiscos le producían una sensación maravillosa, pero en aquel momento ella estaba hambrienta y había perdido toda delicadeza. Atravesó un tendón con los colmillos. Aden no trató de detenerla. Victoria necesitaba beber tanto como él. Sonaron unos pasos en la cueva. Aden no sintió miedo. Victoria podía tele-transportarlos a cualquier sitio que hubiera visto antes. Era ella quien los había llevado allí la noche del apuñalamiento. Él no sabía dónde estaban, solo sabía que, de vez en cuando, algún senderista entraba a la cueva. Aunque ninguno se había adentrado tanto. Victoria y él podrían haber ido a cualquier parte, incluso a algún lugar más remoto. Tal vez hubiera sido más seguro
estar tan lejos de la civilización como fuera posible. Después de todo, Aden podía ser blanco del padre de Victoria, que había vuelto de entre los muertos para reclamar su trono. O más bien, Vlad el Empalador estaba intentando reclamar su trono. Aunque fuera humano, Aden era el rey de los vampiros por el momento. Había matado por aquel derecho. Así pues, reclamaría su trono en cuanto pudiera liberarse de la adicción a la sangre de Victoria. ¿Era aquel un pensamiento suyo, o del monstruo? Suyo, pensó. Tenía que ser suyo. Quería ser rey, lo deseaba con tanta intensidad como deseaba alimentarse. Antes no era así. De hecho, había estado buscando alguien que ocupara su lugar.
«Eso era antes. Además, al final, había empezado a hacer planes para mi gente».
¿Su gente? Aquella idea solo podía ser consecuencia de la adrenalina. Los pasos resonaron por la cueva. Se acercaban cada vez más. Victoria apartó los colmillos de su cuello y emitió un silbido de furia mientras miraba hacia la entrada de la caverna. En circunstancias normales, si hubiera estado lúcida, habría alejado mentalmente de la entrada a cualquier visitante que se acercara a la cueva. Tenía una voz de coacción muy poderosa, y ningún humano podía resistirse a hacer lo que ella ordenaba. Salvo Aden. Él debía de haber desarrollado inmunidad hacia aquella voz, porque ella ya
no podía ordenarle lo que tenía que hacer. Lo había inten- tado allí mismo, en la caverna, cada vez que la locura se había apoderado de ella.
 «Inclina la cabeza, ofréceme tu cuello…».
 Sin embargo, él había hecho solo lo que quería hacer.
−Si el humano se acerca más, me voy a comer su hígado y le voy a arrancar el corazón –rugió Victoria.
Aden no creyó en su amenaza. Durante aquellos últimos días, o años, ella solo había deseado la sangre de Aden, y él solo había deseado la de ella. Él siempre había percibido el olor de cualquier humano que se acercara, pero con solo pensar en beber sangre de alguno de ellos, se le revolvía el estómago. Y, sin embargo, aquel era el motivo por el que habían permanecido allí. Si Victoria o él necesitaban la sangre de otro, quisieran o no, podrían conseguirla. El intruso se acercó más y más. Sus pasos se habían vuelto apresurados, firmes.
−¿Hay alguien ahí? –preguntó, con un ligero acento español−. No quiero hacerles ningún daño. He oído voces y he creído que tal vez necesiten ayuda.
Victoria bajó de su lecho y, un segundo después, Aden fue aplastado contra la camiseta que estaban usando de sábana. En su santuario privado acababa de entrar un hombre alto, delgado y moreno de unos cuarenta años. Victoria se agarró a la camisa del humano con unos movimientos tan rápidos que Aden solo percibió imágenes borrosas. Con un giro de la muñeca, lo arrastró hacia el interior de la cueva. El hombre aterrizó con un golpe seco y el impulso le hizo chocar contra la pared, de espaldas. Instintivamente, rodó y se sentó. Su expresión era de miedo y de confusión.
−¿Qué…?
Alzó las manos con un gesto defensivo, pero Victoria se abalanzó sobre él y le agarró la barbilla. Ella tenía las comisuras de los labios empapadas de sangre de Aden. Su pelo negro formaba una maraña salvaje alrededor de su cabeza y, además, tenía los colmillos prolongados hasta el labio inferior. Era una visión espantosamente bella, angelical y al mismo tiempo, de pesadilla. El hombre comenzó a sudar. Estaba aterrorizado y tenía los ojos desorbitados. Respiraba entrecortadamente.
−Yo… lo siento mucho. No quería molestar. Por favor, suélteme.
Victoria siguió observándolo como si fuera una rata de laboratorio.
−Dile que se marche –le indicó Aden−. Dile que lo olvide todo.
Si Victoria le hiciera daño a un humano inocente, después se odiaría por ello. No aquel mismo día, tal vez ni siquiera al día siguiente, pero algún día, cuando recuperara la cordura, se despreciaría a sí misma. Si la recuperaba. Silencio. Ella apretó la barbilla del hombre con los dedos. Lo hizo con tanta fuerza que él gimió de dolor. Ya habían aparecido moretones en su cara. Aden abrió la boca para dar otra orden, pero en aquel momento oyó otro rugido que provenía del fondo de su mente. En aquella ocasión fue más fuerte, no solo un bostezo. Todos los músculos de su cuerpo se pusieron en tensión. Fauces se había despertado. Aden tuvo una sensación de urgencia.
−Victoria, ¡ahora! O te prometo que nunca volveré a alimentarme de ti.
Hubo otro silencio.
−Vas a marcharte –le dijo Victoria al intruso después de unos segundos. Sin embargo, a Aden le pareció que el poder de su voz sonaba como debilitado−. No has visto a nadie, no has hablado con nadie.
Al contrario que en otras ocasiones, el humano tardó unos segundos en reaccionar ante sus órdenes. Al final, se le empañaron los ojos y se le contrajeron las pupilas.
−Por supuesto –respondió con una voz monótona−. Me marcharé. No he visto a nadie.
−Muy bien –dijo Victoria, y soltó al hombre−. Vete antes de que sea demasiado tarde.
El hombre se puso en pie, se dirigió hacia la salida de la cueva y desapareció sin decir palabra. Nunca sabría lo cerca que había estado de la muerte. Los rugidos crecieron en la mente de Aden, se hicieron
tan intensos que empezaron a consumirlo, a conmocionar lo. Se tapó los oídos para bloquear el sonido, aunque sabía que no serviría de nada. El rugido se convirtió en un grito agudo que le atravesó la mente como una navaja, hasta que sus pensamientos se vieron aniquilados y solo quedaron dos palabras.
«Alimentarse».
«Destruir».
No, no, no.
«Ya me he alimentado», le dijo a Fauces. «No quiero…».
«Alimentarse. Destruir».
Las telarañas cubrieron su visión, entremezcladas con un color rojo. Se concentró en Victoria, que seguía agachada y lo estaba mirando con desconfianza. Sabía lo que iba a ocurrir después.
«Alimentarse destruir».
Sí. Aden bajó del estrado de rocas que les servía de lecho y se puso en pie. Victoria irguió también su figura esbelta y bella. Salvaje. Apretó los puños. Él acababa de comer, cierto, pero necesitaba más.
−Alimento −se oyó decir a sí mismo, con dos voces. Una de ellas le resultaba familiar, pero la otra era áspera y ronca. Tenía que luchar contra aquel impulso. No podía dejar que Fauces lo manejara como si fuera una marioneta. Victoria gimoteó y comenzó a frotarse las orejas. Las almas debían de haber despertado. Aden sabía que sus voces podían sonar muy alto, tan alto como los rugidos de Fauces.
−Proteger −dijo ella, y de repente, sus ojos se volvieron marrones, verdes, azules. Oh, sí. Las almas estaban allí, parloteando. Ella había pedido que la protegiera, y él debía protegerla.
Sin embargo, murmuró: «Destruir». Y, aunque intentó permanecer clavado en el sitio, echó a andar hacia ella, con la boca hecha agua. «Destruir destruir destruir». Fauces siempre había sido insistente. Sin embargo, aquello era salvajismo en su estado más básico. De algún modo, a Victoria y a él se les estaba acabando el tiempo para estar juntos; Aden era completamente consciente de ello, y supo que al final solo uno de ellos saldría de allí.
Información proporcionada y propiedad de la editorial Harlequin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario