10 de junio de 2012

Capitulo 1 : Kiss of Snow de Nalini Singh

X  
1979.
Año en que se instaura el Protocolo del Silencio.
Todo se convirtió en frío, sin emoción, sin misericordia.
Los corazones estaban rotos, las familias destrozadas.
Pero muchos se salvaron.
De la locura.
Del asesinato.
De una maldad, como nunca se había visto antes en el mundo.
Para los Psy-X, el silencio era un regalo que no tenía precio, un don que permitía al menos a algunos de sus miembros sobrevivir a la infancia, tener una vida. Sin embargo, más de un centenar de años después de la onda gélida del Protocolo de silencio que lavó la violencia y la desesperación, la locura y el amor, los Psy-X siguen siendo armas. El silencio es el interruptor de seguridad.
Sin él. . .hay algunas pesadillas para las que el mundo nunca estará listo a plantarle cara.

Capítulo 1
Hawke se cruzó de brazos y se recostó contra la masa sólida de la mesa, los ojos de las dos mujeres jóvenes estaban en frente de él. Tenían las manos entrelazadas a la espalda y las piernas ligeramente separadas en postura de "reposo", Sienna y María parecían soldados SnowDancer excepto por el hecho de que sus cabellos estaban dispersados en un lío salvaje alrededor de sus caras, estaban manchadas de barro, con hojas machacadas y residuos forestales. Luego estaban las ropas desgarrada y el fuerte olor acre de la sangre.
Su lobo enseñó los dientes.
"Vamos a ver si lo entiendo", dijo Hawke en un tono tranquilo que había hecho palidecer a Maria bajo la piel que era de un suave color marón en donde no estaba golpeada y con sangre. "En vez de permanecer de guardia y proteger las fronteras defensivas de la manada, ambas decidisteis tener vuestra propia batalla contra el dominio personal."
Sienna, por supuesto, le sostuvo la mirada, algo que ningún lobo hubiera hecho en tales circunstancias. "Es…"
"Cállate", le espetó Hawke. "Si abres la boca de nuevo sin mi permiso, os pondré a las dos en la guardería con los niños de dos años."
Esos increíbles ojos cardinales, estrellas blancas sobre un vivo fondo negro, estaban negros, el sabía la furia que eso indicaba, pero ella apretó la mandíbula. María, por su parte, se puso aún más pálida.
Bien.
"Maria", dijo, se centró en la pequeña cambiante cuyo tamaño desmentía su habilidad y fuerza, tanto en forma humana como en lobo. "¿Cuántos años tienes?"

María tragó "Veinte".
"No eres una joven".
El barro rebotó de los espesos rizos negros de María cuando ella sacudió la cabeza.
"Entonces, explícamelo."
"No puedo, señor."
"Respuesta correcta". No había razón que pudiera ofrecerle una buena excusa para la lucha de mierda. "¿Quién lanzó el primer golpe?"
Silencio.
Su lobo lo aprobó. Poco importaba quién había incitado al cambio cuando no se había alejado de ella, y ese era el quid de la cuestión, que había significado trabajar en equipo, por lo que tomaría su castigo como un equipo con una advertencia.
"Siete días", le dijo a María. "Confinadas en vuestros cuartos a excepción de una hora cada día. No tendréis contacto con nadie mientras estéis en el interior."
Era un duro castigo, los lobos eran criaturas de equipo, de familia, y María era uno de lo más burbujeante lobos sociales. Obligarla a gastar todo ese tiempo solo era una indicación del error que había cometido. "La próxima vez que decidas dejar la vigilancia, no voy a ser tan indulgente."
Maria se encontró por casualidad con su mirada por un instante fugaz antes de que esos ojos marrones ganaran distancia, su dominio no era rival para él. "¿Puedo asistir a los 21 de Lake?"
"Si ese es el uso que quieres hacer de tu hora en el día." Sí, era un hijo de puta por obligarla a perderse la mayor parte de la fiesta de su novio, sobre todo cuando estaban dando los primeros pasos, pero ella sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando decidió participar en, a ver quien mea mas lejos con un compañero.
Los SnowDancer eran fuertes como clan, porque se cubrían las espaldas. Hawke no permitiría que la estupidez o la arrogancia destruyeran la manada que había reconstruido desde cero después de los sangrientos sucesos que le había robado salvajemente a sus padres, la manada quedo tan mal que les había llevado más de un década de aislamiento estricto poder recuperarse.
Aferrándose por un hilo muy delgado a su temperamento, volvió su atención a Siena. "Tu fuistes", dijo el lobo en gran medida en su voz ", específicamente ordenada en que no entraras en altercados físicos.”
Sienna no dijo nada en respuesta. No importaba, su ira era un pulso caliente contra su piel, cruda y tormentosa como la misma Sienna. Cuando ocurría esto, su apenas contenido salvajismo, era difícil de creer que había llegado a su clan del silencio, sus emociones bloqueadas detrás de tanto hielo, que había enfureció a su lobo.
María se movió sobre sus pies cuando él no respondió de inmediato.
"¿Tú tienes algo que decir?", Preguntó a la mujer, que era uno de los mejores soldados novatos en el clan cuando ella no permitía que su temperamento se interpusiese en el camino.
"Lo empecé." El color subió en sus pomulos, estrechando los hombros. “Ella estaba defendiendo…”
El tono del "No" de Sienna se mantuvo estable, firme, la ira enterrada bajo un muro de control helado. "Yo tengo también parte de culpa. Yo me podría haber alejado. "
Hawke entrecerró los ojos. "María, vete."
El soldado novato vaciló un segundo, pero era un lobo subordinado, su instinto natural de obedecer a su alfa era demasiado poderoso como para resistirse, a pesar de que estaba claro que quería quedarse para apoyar a Siena. Hawke tomó nota y aprobó que tuviera la lealtad suficiente como para que él no la reprendiera por la dudas.
La puerta se cerró detrás de ella con un golpe tranquilo que sonó como una escopeta fuerte dentro del pesado silencio de la oficina. Hawke esperó a ver lo que hacía Sienna ahora que estaban solos. Para su sorpresa, ella mantuvo su posición.
Moviéndose hacia delante, la agarró de la barbilla, volviendo la cara hacia un lado para que la luz reflejara las líneas suaves de la misma. "Tienes suerte de no tener roto los pómulos." La piel alrededor de sus ojos se estaba volviendo purpura."¿Dónde más te duele?"
"Estoy bien".
Sus dedos se cerraron en la mandíbula. "¿Dónde más te duele?"
"Tu no pediste eso a María." Una voluntad obstinada en cada palabra.
"Maria es un lobo, capaz de soportar cinco veces el daño de una mujer Psy y seguir adelante." Esa era la razón por la que había ordenado a Sienna no entrar en enfrentamientos físicos con los lobos. Eso y el hecho de que ella no tenía controladas totalmente sus habilidades letales. "O respondes a la pregunta, o te juro por Dios que realmente te pondré en la guardería." Sería la más humillante de las experiencias y ella lo sabía, cada músculo de su cuerpo se tensó con saña reteniendo la ira.
"Costillas magulladas", soltó ella ", el abdomen con moretones, torcedura en el hombro. No hay nada roto. Todo estará bien la próxima semana. "
Él dejó caer su puño del mentón, dijo, "Extiende tus brazos".
Una vacilación.
El lobo gruñó, lo suficientemente fuerte para que ella se estremeciera. "Sienna, te he dado un plazo de tiempo desde que entraste en el clan, pero eso termina hoy." La insubordinación de un menor podía ser castigada y perdonada. En un adulto, en un soldado, era un asunto mucho más serio. Sienna tenía diecinueve años, camino de los veinte, dejar pasar las acciones de un clasificado novato ni siquiera era una opción.
"Extiende tus brazos de mierda."
Algo en su tono de voz debió afectar a Sienna, porque hizo lo que le ordenó. Teía algunos cortes pequeños en la cremosa piel bañada por el sol, pero nada hablaba de garras. "Así que María logró controlar al lobo." Si no lo hubiera hecho, hubiera sido pateada de vuelta a la formación. Perder el control de su temperamento era una cosa, perder el control de tu lobo era mucho más peligroso.
Las manos de Sienna se cerraron en un puño cuando ella dejó caer los brazos a sus costados.
Mirando hacia arriba, se encontró con los ojos de un negro absoluto, roto. Estaba claro que ella estaba luchando contra el elemental impulso de ir a por él, pero siguió manteniendo su posición.
"¿Hasta dónde llegaste?", Era su impresionante control y le irritaba de una manera que no debería ser. Pero desde luego, nada en Sienna Lauren había sido nunca fácil.
"No usé mis habilidades." Los tendones de su cuello destacaban contra el color tierra con incrustaciones de barro en su piel. "Si lo hubiera hecho, estaría muerta."
"Es por eso que estás en muchos más problemas que María." Cuando él había dado refugio a la familia Lauren después de su deserción del frío estéril de la PsyNet, lo había hecho bajo una serie de estrictas condiciones. Una de esas condiciones había sido la prohibición de usar las capacidades Psy con los compañeros de manada.
Muchas cosas habían cambiado desde entonces, y los Laurens eran ahora una parte integral y aceptada del clan. El tío de Sienna, Judd, era uno de los lugartenientes de Hawke, y a menudo había usado sus habilidades telepáticas y telequinéticas en defensa de los SnowDancer. Hawke tampoco había atado las manos de los dos más jóvenes Laurens, a sabiendas de que Marlee y Toby tenían sus garras mentales para defenderse de sus traviesos compañeros de juego lobos.
Pero esa libertad no se extendía a Sienna, porque Hawke sabía exactamente qué podía hacer. El teniente Judd aceptó al instante el vínculo de sangre, guardar secretos de su alpha se había convertido en una cuestión de lealtad y confianza.
"¿Por qué?" Sienna levantó la barbilla. "Yo no desobedecí la regla de no usar mis habilidades".
Naturalmente, ella le desafiaba.
"Pero", dijo, frenando en respuesta el gruñido del lobo a su desafío ", desobedeciste una orden directa de la participación en la lucha. Tu lo ha dicho, podrías haberte ido. "
Las líneas blancas entre corchetes en la boca. "¿tu podrías…?"
"Esto no es sobre mí." Él había sido una vez un joven impulsivo, y había recibido su patada en el culo por eso. . . hasta que todo había cambiado, su infancia desaparecido en una oleada de sangre, dolor y tristeza penetrante. "Los dos sabemos que la falta de control podría haber conducido a un resultado mucho más grave." Podría haber sido un infierno, y ella lo sabía, aún así había dejado cruza la línea. Eso enfurecia a Hawke, más que nada.
"Yo podría irme a la tierra de los DarkRiver", dijo Sienna, mientras Hawke estaba considerando cómo lidiar con ella, "si no me quieren en el clan."
Hawke resopló en su relación con el clan de leopardo, que era el aliado más confiable de los SnowDancer. "Así puedes pasar el rato con tu novio. Buen intento. "
La piel de Sienna pasó a un rojo oscuro. "Kit no es mi novio."
Hawke no iba a entrar en esa conversación. Ni ahora. Ni nunca. "Tu no puedes decir nada sobre tu castigo.” Él la había echado a perder. Era su propia maldita culpa que iba a volver a morderle en el culo. "Una semana confinada en los cuartos en el área de soldados, solo puedes salir una hora cada día". Los Psy manejaban mucho mejor el aislamiento que los cambiantes, pero sabía que Sienna había cambiado desde que desertó de la PsyNet, estaban mucho más interrelacionados en los lazos de familia, del clan. "La segunda semana cuidarás a los bebés en la guardería, ya que esa parece la edad en la que has estado actuando. No habrá rotaciones de servicio hasta que pueda confiar en que cumplas con tu tarea. "
"Yo…" Ella rompió la boca cerrada cuando se levantó una ceja.
"Tres semanas", dijo en voz baja. "La tercera semana estarás en la cocina lavando platos."
Sus mejillas se volvieron un tono más caliente, pero no lo interrumpió de nuevo.
"Vete".
No fue hasta después de que ella se hubiera ido, el otoño y el sabor de su persistente aroma flotó en el aire en una rebeleión silenciosa, que sin duda, ella hubiera disfrutado si lo supierta, que él aflojó el control del lobo.
Éste se abalanzó sobre el olor.
Tomando una áspera respiración, Hawke luchó contra el impulso primario de ir tras ella. Había estado luchando contra ese instinto durante meses, desde que el lobo decidió que ella era ahora un adulto y, por tanto, una presa justa. La mitad humana de él, no estaba teniendo mucho éxito en cambiar la mente del lobo, cuando no tenía que luchar contra el hambre para reclamar los más íntimos privilegios de piel cada vez que estaba en su presencia.
"Cristo." Recogiendo el nuevo y elegante teléfono satélite que los técnicos le habían remitido hacia cuatro semanas, se puso a realizar una llamada al alfa de los DarkRiver.
Lucas respondió a la segunda llamada. "¿Qué pasa?"
"Sienna no podrá ir con los leopardos durante un tiempo." Aparte de la distancia que Sienna, al parecer, necesitaba de la manada, y de él, ella había estado trabajando con la compañera Psy de Lucas, Sascha, para entender y controlar sus habilidades. Sin embargo, "no puedo dejarla ir. No esta vez. "
"Entendido". Fue la respuesta de un compañero alfa.
Hawke se sentó en el borde de la mesa, pasandose una mano por el pelo. "¿Ella podrá manejarlo?" Sabía que no se romperia, Sienna era demasiado fuerte , una fuerza que actuaba como una droga en su lobo, pero el poder que tenía dentro de ella era tan grande, que tenía que ser tratado como la más salvaje de las bestias.
"La última vez que estuvo aquí “, respondió Lucas, “Sascha dijo que muestra un nivel excepcional de estabilidad, mucho mejor que cuando empezaron a trabajar juntas. No están teniendo reuniones regulares, así que no es un problema. "
Con la mente en calma al menos en ese aspecto, Hawke dijo: "Me aseguraré de que Judd mantenga un ojo en su psíquica por si acaso." A Sienna no le gustaría la supervisión, pero la realidad era un hecho, era peligrosa, y tenía que considerar la seguridad de la manada como un todo. En cuanto a la ferocidad de sus instintos de protección cuando se trataba de ella, él no estaba dispuesto a mentir y decir que no existía.
"¿Puedo preguntar qué pasó?" El tono de Lucas era de curiosidad.
Hawke dio al leopardo un resumen rápido. "Ha sido peor que el mes pasado." Antes de eso, su reciente estabilidad había sido noticia, y había sido aprobada por los miembros de mayor rango de la manada. "Tengo que comenzar a actuar con mano dura con ella o va a causar descontento en el estudio." La jerarquía era el pegamento que mantenía a la manada de los lobos unido. Dado que era el alfa, Hawke estaba en la cima de esa jerarquía, no podía aceptar, de ninguna manera, la rebelión de un subordinado.
"Sí, lo entiendo", dijo Lucas. "Sin embargo, me sorprende. Ella es el soldado perfecto aquí, no protesta. Tiene una mente tan afilada como una navaja de afeitar. "
Hawke flexionó sus garras. "Sí, bueno, pero no es un soldado tuyo."
Una larga pausa, silencio. "He oído que estabas saliendo con alguien."
"¿Quieres que te cuente los cotilleos?" Hawke no hizo ningún intento de ocultar su irritación.
"Kit y las otros novatos te vieron con una preciosa rubia hace unas semanas. En un restaurante, en Pier 39. "
Volvió a pensar. "Ella es una consultora de medios en CTX." Los SnowDancer y los DarkRiver tenía acciones mayoritarias en la compañía de comunicaciones, una inversión que estaba dando sus frutos a lo grande, ya que incluso los Psy comenzaban a buscar noticias, libre de la influencia aplastante de su dictatorial Consejo gobernante.
"Quería hablar conmigo acerca de hacer una entrevista."
"¿Cuándo vas a quedar?"
"La próxima vez que vea a un cerdo volando por la ventana." Hawke no jugaba para las cámaras, y le había dicho absolutamente seguro a la Sra. Consultora que entendiera que los SnowDancer no tenían intención de cambiar su imagen de mezquinos y carnívoros a algo bello y suave en corto tiempo. Ella podría trabajar con eso, o encontrar otra posición, un repentino pensamiento cortó a través de él, molestando, apretó la mano en el teléfono. "¿Estaba Sienna con los novatos?"
"Sí".
Hawke fue quien hizo una pausa en esta ocasión, su lobo adoptó una postura vigilante, atrapado entre dos necesidades contrapuestas. "No hay nada que podamos hacer al respecto, Luc," -dijo al fin, cada músculo de su cuerpo tenso hasta el punto de dolor.
"Eso fue lo que dijo Nate".
El centinela leopardo estaba ahora felizmente emparejado y con dos cachorros.
"No es lo mismo." No era simplemente una cuestión de edad, el brutal hecho era que la compañera de Hawke estaba muertaHabía muerto cuando él era un niño. Sienna no entendía lo que eso significaba, lo poco que tenía que dar, a cualquier mujer. Si era lo bastante egoísta como para sucumbir a la atracción sin nombre, pero de gran alcance, entre ellos, sabía muy bien que la iba a destruir.
"No significa que no puedas ser feliz. Piensa en ello." Luc colgó.
Ella no se ha acostado con él, ya sabes. . . No dejes que sea demasiado tarde, Hawke, o simplemente la perderás.
Hace dos meses, Indigo estaba hablando de Sienna y un cachorro que estaba pegado a su cola como siempre. Hawke se dio la vuelta. Aparte del hecho de que el muchacho era un leopardo, no había nada malo con Kit. Él sería el macho perfecto.
Un crujido.
Su nuevo teléfono satélite tenía ahora una grieta irregular a través de la pantalla.


RECUPERACIÓN DEL ORDENADOR 2 (A) TAGS: correspondencia personal, PADRE, PSY-E, acción necesaria y completada
DE: Alice
A: Papa
FECHA: September 26th, 1970 a las 23:43
ASUNTO: Noticias!


Hola papa,
Tengo una noticia muy emocionante. Aunque actualmente estoy terminando mi tesis sobre los Psy-E, acabo de ganar fondos para hacer un segundo estudio sobre la rara designación Psy-X! El comité de concesión hace referencia a mis dos papeles el año pasado y dijo que mi punto de vista externo sobre las capacidades de los Psy había dado lugar a algunas conclusiones únicas, supongo que tienes razón. No soy un Psy después de todo. Eso nunca me hizo sentir como un extraño, pero ese es su regalo, ¿no?
George, que pronto será un colega en lugar de mi supervisor, dice que me estoy preparando para el fracaso de este proyecto desde que el Consejo Psy ha sido cada vez más difícil para hacer frente a los últimos tiempos. Además, se conoce muy poco acerca de los cruces. Pero, le digo que esa es la cuestión. Puede que no sea una arqueólogo como tú, papá, pero estoy explorando mis propias tierras extrañas.
Hablando de George, está trabajando en un documento sobre el desarrollo de Internet. Está totalmente seguro que no se hubiera desarrollado tan rápido como lo hizo si no hubiéramos tenido la PsyNet como ejemplo y estímulo, y estoy de acuerdo de que la financiación solo vino grueso y rápida en los primeros días, porque empresas querían paridad de información. Él quiere que otro antropólogo participe en ella, así que le dije que se lo remitiría a mamá (¿se lo vas a decir?).
Espero que las arenas de Egipto sean amables con los dos.
Con cariño,
Alice


ahaha Gracias a carpedreams.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario