27 de enero de 2012

Prologo: "Infamous" de Sherrilyn Kenyon


Queda poquito para poder disfrutar del tercer libro de las Cronicas de Nick Gautier "Infamous" y para hacer la espera mas amena, aqui tenemos el prologo de la historia:

No todos los días se descubre que eres el hijo de un demonio feroz y que tu destino sera el fin del mundo. O que el tipo que pensabas que era tu tío el cual ha echo que te despertaras de golpe, es en realidad alguien desde el futuro tratando de evitar no sólo tu muerte, si no, básicamente, la de todos los demás... 
Literalmente. 
Con todo esto, sólo tenía catorce años, Nick Gautier lo estaba manejando bastante bien. 
Sí, en realidad no. Aturdido y en completo silencio, algo que muy rara vez sucedía, Nick no podía respirar, cuando la brutal realidad le golpeó con ventosas.Dura. Sin piedad.

 
Justo donde más le dolía. Bueno, no físicamente asi. Pero mentalmente se sentía como si sus tripas habrían sido pisoteadas directamente sobre el suelo. La cabeza le daba vueltas y sentia náuseas.Tratando de conseguir a aferrarse a algo, se agarro a las piedras rotas en la entrada donde se sentó frente a su nuevo edificio de apartamentos en la calle Bourbon. Ambrosio -el futuro- se puso a su izquierda, por encima de él con una mueca cruel. 
¿Cómo era posible que él fuese Ambrosio?
 

O mas claro, Ambrosio seria en lo que se convertiría... 
¿Cómo podría él, un niño promedio de los callejones de Nueva Orleans, ser el último mal? No se sentía particularmente agobiado. La mayoria de los días, no se sentía nada, excepto extresado por la escuela, o cansado por su madre, molesta por todo, desde la ropa que vestía, a la longitud de su pelo, a lo tarde que se quedada despierto. Algunos días, sentía como que estaba buscando una razón para estar indignada con él.Ay, si ella supiera acerca de él, que nunca había oído el final de la historia. Probablemente no lo cogeria hasta dejarlo por lo menos tres o cuatro mil años de antigüedad. Sí, sonaba ridículo incluso para él, hasta que vio a Ambrosio de pie todo el oscuro mal y resistente a su izquierda. 
Ambrosio venia del futuro... 
Echó un vistazo alrededor de la sección de la calle Bourbon, donde se encuentraba su nuevo apartamento. Todo parecía igual. Las aceras rotas que componen el Barrio Francés. Los coches aparcados en una línea en ambos lados de la calle. La hilera de casas de la escopeta que llevaba a las tiendas y restaurantes... 
Pero ya nada era igual. 
Por encima de todo, nunca sería el mismo otra vez. 
Yo soy un demonio. 
"No, no, no", repitió Nick mientras trataba de llegar a alguna otra explicación.Una que no tenía sentido una más y que no le hacia sentir como una herramienta para las más oscuras fuerzas del universo. 
Por desgracia, no había ninguna. No es que nada de esto tuviera sentido. Todo era bastante ridículo cuando se pensaba en ello al respecto. 
Él. Nicolás Ambrosius Gautier -inteligente- con la boca, niño espabilado. Típico adolescente. Juegos gurú. Obsesionado por el anime, manga y el otaku.Socialmente torpe alrededor de cualquier chica de su edad.

El mal total.Dang, había estado en lo cierto... 

Lo que realmente era la semilla de un demonio. Lástima que Peters hubiera sido comido por los zombies antes de que él se enterase de la verdad real de los padres de Nick. A esa edad se habría sentido orgulloso de ser la razón. 
Nick estaba realmente destinado a una vida de destrucción total.A pesar de lo que él quisiera, no podía negarlo. Ambrosio tenía los mismos ojos exactamente azules y cabello castaño oscuro. El mismo desprecio que a menudo llevaba cuando las cosas mas importantes se quedaban fuera como si su madre lo viese. Más que eso, Ambrosio tenía la cicatriz idéntica en la palma que Nick, cuando Xenon se cortó la mano de la sangre. Una cicatriz que no había estado en la mano de Ambrosio la última vez que lo había visto. 
Estoy en el episodio de un Flippin "Twilight Zone" 
Tenía que ser eso. Ninguna otra cosa tenia sentido.Así que ¿dónde estaba su voz en off, diciendo a la audiencia cómo había jodido y tomado el camino equivocado por una calle suburbana o alguna porquería asi?Vamos, Rod Serling. No me decepciones. Necesito que vengas y me digas que estoy en una pesadilla. Hábleme de esta nueva dimensión de la vista y el sonido. 
Pero no hubo indulto. Ningun escape a esta realidad sesgada.Y no por el hecho de que él fuera el hijo odiado y perseguido de un demonio..."Estoy Mal". Trató de aceptar eso y no pudo. Si fuera cierto, ¿cómo iba a ir a misa todo el tiempo con su mamá? ¿No debería estallar en llamas cuando le tocara el agua bendita? ¿Una sensación de ardor o algo así cuando tomó la comunión? Por lo demás, había sido monaguillo durante muchos años. 
Pero ni una sola vez había experimentado en más mínimo las molestias de nada de eso. Lo peor que le había sucedido a él en la iglesia fue cuando el sacerdote se había quedado dormido durante su confesión -durante le dijo todo acerca de lo aburrido que había sido su vida antes de todo esto.Sí, está bien, y luego fue el momento en el que se había despertado, e iba por el pasillo central y se derramó incienso por todo el lugar. Pero no habían sido resultado de su derecho de nacimiento, a menos que contara la torpeza y el hecho de sus zapatos de tienda de segunda mano, habían sido demasiado grandes para sus pies. 
"Me siento mal", repitió Nick una vez más.Ambrosio cambió su peso de una pierna a otra y su ceño oscurecido se intensificó. "No, Nick. Estamos mal. Fuimos criados para ser soldados por el más oscuro de los poderes". Dijo que tan lánguidamente-igual como si habria soltado, Hey, el sol brilla. Mira, el perro del vecino está en la basura de nuevo.Amigo, estas usando una camisa fea. 
Ah, y por cierto, eres un demonio en forma humana.Si ...Al igual que la camisa hawaiana de mal gusto que Nick llevaba, que no encajaba."¿Entonces por qué estás tratando de ayudarme?" - le preguntó a Ambrosio. 
Ambrosio resopló. "Yo me lo pregunto todos los días, y no tengo respuesta. Una parte de mí quiere abrazar su derecho de nacimiento y sólo ir con él. Para que el mal siga su camino, y dejarme llevar al reino de los Países Bajos por sus enemigos para que me usaran como mejor les parezca. Dios sabe, que la lucha nunca me dio ninguna paz ni bienestar. Ni una sola vez. Sólo una úlcera de tamaño gigante. ¿Quieres la verdad? preocuparme por los demás ha sido el centro de mi vida de principio a fin. Cuando no te importa nada ni nadie, nada puede hacerte daño. Cuando lo hagas... " 
Sus enemigos le tenían por sus debilidades. Ya había aprendido la lección.Aún así... 
"No ha respondido a mi pregunta" 
Ambrosio lanzó un suspiro. "Porque no tengo una respuesta, chico. Contrariamente a lo que piensas, estamos todos los ratones en un laberinto. Nadie sabe realmente lo que esta haciendo. Voy a la izquierda por la razón que sea, pero no sé si es la dirección correcta o no hasta que esté bien o electrocutado para obtener el queso. En el momento de averiguar qué es, ya es demasiado tarde para echarse atrás. O estas muerto o estas alimentado. No haytercera opción ". 
"Tengo que decir entonces, que prefiero comer a estar muerto."Ambrosio se rió con amargura. "Yo también algunos días, de todos modos." Miró hacia el cielo como si estuviera buscando la dirección divina de algún tipo. "Realmente espero no cometer otro error." Se pasó la mano por la frente como si tuviera un dolor allí, luego dirigio una mirada penetrante a Nick. "Está bien. Te voy a decir la verdad. Todos estamos en la misma. Para bien o para mal. Vamos a poner las cartas sobre la mesa y ver cómo podemos meter la pata esta vez, ¿de acuerdo?" 
Nick no estaba seguro de si eso era bueno o no. Pero de cualquier manera, quería saber exactamente lo que estaba pasando y a lo que se enfrentaba. 
Ambrosio se giro hacia él. "Este no es mi primer rodeo, pero es sin duda el último. Tu, Nick, eres la única esperanza que tengo de hacer las cosas bien. He intentado esto tres veces antes y cada una era peor que la anterior en el pasado. Cuando comencé a manipular nuestras vidas, tenía más humanidad en mí. He perdido todo, por ahora. Mi último intento de quemar algo dentro de mí, y voy a ser sincero, me da miedo. Y no me asusta. Ever. No después de todo lo que he pasado. Sin embargo, el grado en que ya no me importa-nada es una cosa espantosa. A veces, lo quiero todo hasta el final. Porque cuando lo haga, midolor se detendrá y voy a tener un cierto grado de paz. Por último. En serio voy a sacarlo de los demás. Pero como dije, estoy en el punto en que realmente no me importa. Me estoy aferrando a mi humanidad por el más delgado hilo imaginable, y cualquier día, espero que se rompa. 

Que Dios nos ayude a todos cuando eso pase. " 
Bajo un escalofrío por la espina dorsal de Nick.
Traduccion: Maikiniky, Staff Foro Dark Hunter España

No hay comentarios:

Publicar un comentario