30 de enero de 2012

Citas de Envy de J.R.Ward

Mientras esperamos que se publique Envy aqui les traigo una recopilación de las frases del libro que Ward ha publicado en facebook! xD 




Esta nota contiene Spoilers del libro


El agarre a él se tensó.—Dime.Su voz se convirtió en un gruñido.—Quiero follarte.—Entonces tómame —dijo ella, sacándole la camisa del pantalón.

De hecho, cuando se trataba de depilación, todo lo que él tenía era una raya oscura que iba desde su ombligo hasta su...Ya sabes, tal vez el tamaño sí importaba, pensó.Cuando ella miró hacia arriba, vio que estaba nevando: pequeños copos blancos caían lentamente desde el cielo, su entrelazada trayectoria era como la de los destinos de la gente, siempre cambiante, nunca la misma, moviéndose alrededor de los obstáculos visibles e invisibles. Echó la cabeza hacia atrás y sintió las pequeñas motas en la frente y las mejillas como si fueran unas pequeñas y suaves manos enviadas para secarle las lágrimas.El ángel volvería, pensó.Y Sissy, donde quiera que estuviese, no estaba sola...


Tengo a Jim en la mente. No puedo evitarlo. La verdad es que él es como ineludible y quiero que termine con cierto personaje femenino. ¡NO con Devina! No puedo esperar a escribir su libro...Fue en primavera, en una oscura noche de abril, cuando el detective Thomas DelVecchio Jr. aprendió que las pesadillas podían, de hecho, saltar fuera de la mente e introducirse dentro de la vida real. Desafotrtunadamente para él, no era exactamente una noticia de última hora. 

Un último beso... y luego, tal cual, salieron por la puerta... y entraron en su futuro.


—El diablo... me hizo... hacerlo... —Y ella puede conservarte —gruñó Ad antes de apuñalar a la arpía justo entre los ojos.


—¿Alguna vez has trabajado a uno de esos para conseguir información? —dijo Jim mientras meditaba el asunto. Eso se movía de forma lenta, claramente seguía con vida. Cualquiera que fuese la mierda que eso significaba. —Sip. Ellos no tienen nada que decir. No pueden hablar. —Probablemente por eso le gustan a ella.

—Probablemente deberíamos mantener las cosas en un nivel profesional —dijo dando rodeos. —No es un cita, lo prometo. Eres demasiado buena para eso y yo no soy tan ofortunado. Cuando las cejas de ella se levantaron, él no retiró el comentario. Era la verdad y ambos lo sabían. —Entonces, ¿qué dices, Agente? Lo único picante estará en la salsa.


Alguien salió de las sombras hacia él. Parpadeó una vez y, cuando la visión no cambió, se dio cuenta de que era, de hecho, una mujer. Sin embargo, qué estaba haciendo alguien como ella aquí... —Hola, Veck —era la voz del teléfono, en vivo y en directo—. Bienvenido a la fiesta.


Al colgar, ella enderezó los hombros y se volvió de nuevo... Veck estaba de pie detrás de ella, sus párpados entrecerrados, su cuerpo mucho más grande de lo que parecía cuando estaba a ciento cincuenta centímetros de distancia. No se movió. Él tampoco. —¿Crees que la confesión es buena para el alma? —preguntó él sombriamente. —Sí... —Entonces, tengo algo que mejor debería decirte. Oh, Dios, ésta era la razón por la que ellos habían hablado sobre no mezclar los negocios con el placer...

—Estoy dentro de ti, Adrian. Estoy justo aquí, envuelta alrededor de tu corazón. —Le diré a Jim que le saludaste. —Estoy dentro de ti, ángel, y tú lo sabes. Esa es la razón por la que te estás levantando y alejando. —Nah. Sólo quiero estar con una mujer real, no con una falsa


La forma de conquistar a una mujer, pensó Veck mientras Reilly se volvía blanca como la nieve y trataba de alejarse de él. Dio una profunda calada a su cigarrillo y exhaló lejos de ella. —No debería haberlo mencionado. Reilly negó con la cabeza, tal vez para aclararla. —No... no, me alegra que lo hayas hecho. Sólo estoy un poco... —Impresionada. Sí. Y esa es sólo una de las razones por las que no hablo sobre esta mierda.


—Gracias, Agente. ¿O debería llamarte "Detective" las próximas cuatro semanas? Cuando se incorporaron y ella se encontró a sí misma cara-a-pectoral con él, supo que era el momento de patear hacia la acera su Britnae interior. —Reilly está bien. Por un momento, los párpados de él bajaron y ella podría haber jurado que lo escuchó murmurar en voz baja algo como "seguro que lo está". Pero no había duda de que era su nueva ropa interior haciéndole escuchar cosas...

Al caer la noche, Adrian estaba borracho… pero no cachondo.Las dos cosas no iban siempre de la mano; por ejemplo, cuando se despertaba, normalmente estaba listo para algo de acción tanto si bebía como si no probaba ni gota. Sin embargo, raramente se tomaba un par de cervezas sin sentir ese zumbido que lo hacía sentirse mareado. Y no era que siempre acabase con cara de borracho, no estaba seguro de que fuera posible. Pero los ángeles podían embriagarse y, en general, eso daba lugar a todo tipo de ey-cómo-estás.

Él volvió a mirar el cielo azul brillante con sus volubles nubes blancas.Después de un momento, dijo:—Me sentí aliviado cuando te fuiste tan rápido la pasada noche.Bueno, eso fue una bofetada en la cara que la hizo entrar en razón.—Un placer haber ayudado —dijo ella con irritación.—Porque podría enamorarme de ti.

La mirada de Jim estaba muerta y su voz era profunda como las campanadas de una iglesia.—Tú lo sabes todo. ¿Todas las respuestas que buscas? —el hombre puso el índice en el pecho de Veck, justo encima de su corazón—. Están dentro de ti.Veck quiso devolverle el favor con un montón de lo que fuese. Pero no pudo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario